Educando al campo

BLOG

7 mitos sobre la carne de cerdo

“La carne de cerdo es malísima para la salud, engorda y causa muchísimas enfermedades” ¿Te suena? La carne de cerdo se ha ganado una mala fama que no merece. Le echan la culpa por diferentes problemas de salud, dicen que tiene mucha grasa y que es muy sucia ¡Incluso hay un dicho que dice “más malo que la carne de puerco”! 

La carne de cerdo es esencial para muchos platillos emblemáticos: las carnitas, los tacos al pastor, las costillitas a la barbacoa, el pozole, la cochinita, el chilorio, el lomo que se sirve en Navidad… hasta el sándwich de jamón que te preparas para comer a media mañana lleva carne de cerdo. Definitivamente es un alimento muy cotidiano y accesible. Si quieres aclarar tus dudas porque te da un poco de miedo esta mala fama ¡estás en el lugar indicado! Hoy vamos a hablar de 7 mitos sobre la carne de cerdo.

1.     “Tiene mucha grasa y engorda”
¡No necesariamente! La cantidad de grasa de la carne de cerdo depende del corte y la especie. El lomo, la pierna y el solomillo son cortes muy magros, a diferencia del tocino, por ejemplo. Además, la carne de cerdo contiene grasas monoinsaturadas, es decir, una “grasa saludable”. La grasa monoinsaturada está presente también en aceites de pescado, girasol y semillas, y puede ayudar a reducir los niveles de colesterol, así como al desarrollo celular. Además, la carne de cerdo produce una sensación de saciedad, por lo que ayuda a no sentir hambre. Por supuesto, como cualquier tipo de alimento, debe ser consumida en moderación y como parte de una dieta que incluya suficientes frutas, verduras, otros tipos de carne y leguminosas.
2.     “Es muy sucia”
Probablemente se tenga la idea de que la carne de cerdo es sucia porque históricamente algunas religiones la consideran una carne impura, y eso ha influido en la cultura. También hay muchas personas que creen que los cerdos son animales sucios por naturaleza y que eso influye en la calidad de la carne. En realidad los cerdos son animales muy limpios: les gusta refrescarse y procuran no defecar cerca de donde comen o duermen. Si los cerdos han sido criados en condiciones óptimas, entonces no hay nada de temer.
3.     “Causa cisticercosis y triquinosis”
La cisticercosis y la triquinosis son enfermedades parasitarias que se producen al consumir alimentos infectados con larvas de Taenia solium y Trichinella spiralis. La cisticercosis produce quistes en los ojos, músculos y cerebro, mientras que la triquinosis causa dolor muscular, irritación gastrointestinal y fiebre. Estas enfermedades se pueden contraer consumiendo carne cruda o mal cocinada de animales infectados, ingiriendo agua contaminada con larvas, llevándose las manos a la boca después de estar en contacto con superficies infectadas e incluso consumiendo frutas y verduras contaminadas. La triquinosis también se puede encontrar en osos, zorros, ratas, caballos y leones. Como vemos, el consumo de carne de cerdo no es una condición exclusiva ni necesaria para contraer estas enfermedades. Gracias a los controles de calidad e higiene de la cría de cerdo y a la adecuada cocción y preparación de su carne se puede garantizar un consumo seguro.
4.     “No es nutritiva”
La carne de cerdo, además de grasas monoinsaturadas, posee vitaminas y minerales muy valiosos. Con sólo 100 gramos de carne de cerdo podemos cubrir el 64% de la dosis diaria recomendada de tiamina, una vitamina que es muy importante para el metabolismo de carbohidratos, el crecimiento y el mantenimiento del corazón. Es rica en proteínas, aminoácidos, hierro, zinc, potasio, vitamina B6 y vitamina B12. La vitamina B6 ayuda a la producción de hemoglobina, mientras que la vitamina B12 contribuye al metabolismo de las proteínas.
5.     “Los embutidos de cerdo se producen con carne de mala calidad”
Los embutidos, como las salchichas, el chorizo o la longaniza, tienen una mala imagen porque se ha popularizado la idea de que su preparación es desagradable. Los embutidos se hacen con carne picada que se introduce (se “embute”) en piel de tripas de cerdo; así permiten que se utilice la grasa, las vísceras y la sangre. Estas partes del cuerpo del animal no son tan populares como los cortes del lomo o la pierna, pero eso no disminuye su calidad. Para aprovechar al máximo los productos cárnicos, los embutidos permiten reducir los excedentes, además de que para su preparación se cumple con los estándares de calidad necesarios. 
6.     “Sólo la puedes comer unas cuantas veces al mes”
Quizá hayas escuchado que sólo puedes comer cerdo un par de veces al mes porque es una carne grasosa y dañina. Como ya hemos mencionado, la carne de cerdo posee muchas cualidades benéficas para el cuerpo. Además, por su gran adaptabilidad se le puede preparar en múltiples platillos, lo que le dará variedad a tu dieta. Eso sí, recuerda que debes mezclarla con otros alimentos. Si te preguntas el número máximo de veces que es recomendable consumirla, María de la Luz Zambrano, doctora en Ciencias de los Alimentos y académica de la UNAM, recomienda comer carne de cerdo máximo tres veces a la semana.
7.     “La carne de cerdo mexicana no es de buena calidad”
¡Falso! La carne producida en México es de excelente calidad y sabor. Nuestro país es uno de los principales exportadores de carne de cerdo en el mundo y ocupa el 15° lugar en producción a nivel mundial. Los principales importadores de carne de cerdo mexicana son Japón y China; según reportes del laboratorio MSD Salud Animal México, la carne de cerdo que se produce en nuestro país es muy prestigiosa en Asia, debido a su alta calidad.
 
Ahora que hemos aclarado estos 7 mitos sobre la carne de cerdo acércate con tranquilidad a esta carne deliciosa, nutritiva y versátil.

También te puede interesar

Artículos recientes

¡Síguenos en nuestras redes!

Suscríbete a nuestro newsletter